Como cuestión previa, sobre tu posible inclusión en un expediente de despido colectivo han de tener conocimiento los representantes de los trabajadores, o en su caso, quienes negociaran con la empresa, por lo que se le podría consultar sobre tu inclusión a ellos.

Una vez llegado al final del periodo de consultas entre la parte social y la parte empresarial, aquellos harán pública la lista de afectados, por lo que podrás tener conocimiento de tu situación. En este momento, la empresa tendrá que realizar la individualización de los despidos, es decir, tendrá que notificar a cada trabajador individualmente de la extinción de su relación laboral, con un preaviso de al menos 15 días (o en su caso, de no cumplir con este periodo de preaviso mínimo de 15 días, abonarlo en el finiquito), por lo que, de estar incluido, deberá notificarte mediante documento donde se describan las causas de la extinción del contrato, poniendo a tu disposición, de forma simultánea a la firma de la carta del despido, el finiquito o liquidación, y la indemnización acordada en la negociación colectiva.

La posibilidad que tiene el trabajador ante este despido, independientemente de la demanda de despido colectivo que puedan interponer los representantes de los trabajadores (procedimiento colectivo), es iniciar el procedimiento individual de demandar por despido objetivo, lo cual es muy recomendable en todo caso, tanto si finalmente hay procedimiento colectivo o no.

En caso de que haya procedimiento colectivo, y finalmente haya sentencia sobre este procedimiento se podrá declarar el despido colectivo operado por la empresa bien como procedente, o bien como nulo o no ajustado a derecho. Los efectos que esta declaración colectiva puede tener sobre tu procedimiento individual pueden ser los siguientes:

  • Si existe procedimiento colectivo y es declarado procedente, es decir, está bien realizado respecto a la causa y a la forma de realizarlo, eso tendrá efecto de cosa juzgada sobre los procedimientos individuales, y solo se podrá discutir sobre circunstancias individuales, como pueden ser la prioridad de permanencia por ser representante de los trabajadores, si se encuentra en situación de incapacidad temporal por embarazo o cualquier circunstancia ligada a la maternidad o paternidad, reducción de jornada, o pertenencia a algún colectivo en situación de riesgo de exclusión, entre otros.
  •  Si existe procedimiento colectivo y es declarado nulo, o no ajustado a derecho, el procedimiento individual tendrá esta declaración en todo caso, sin que, igualmente, no se pueda discutir sobre los requisitos de forma o las causas del despido, conllevando la nulidad o improcedencia del despido individual.
  •  Si no existe procedimiento colectivo, en el procedimiento individual se discutirán tanto si se han cumplido los requisitos formales y si se dan las causas necesarias para realizar el despido colectivo, así como las circunstancias personales antes referidas, pudiendo declararse el despido procedente o bien nulo o improcedente.

Alberto Ibañez, graduado social,colaborador de Rube Consultores

Más información: asesoria@rubeconsultores.com